viernes, 30 de marzo de 2012

Argentina desbloquea el ingreso de libros

Al fin, se dieron cuenta de la estupidez, por que fue eso, y decidieron desbloquear el ingreso de los libros sitiados y boicoteados, dice la nota de El País:

Parecía un desatino surrealista. Y, afortunadamente, solo duró unos días. La secretaría de Comercio del Gobierno argentino contactó ayer con las principales asociaciones de la industria editorial para comunicarles que las últimas disposiciones habían sido malinterpretadas por el servicio de Aduanas y en unas horas todo volvería a la normalidad. Con esa decisión, el ciudadano común no se verá obligado cada vez que reciba un libro por servicio de mensajería desde el extranjero a pagar el equivalente a unos 50 euros en concepto de tasas y a viajar al aeropuerto internacional de Buenos Aires para retirar su mercancía. Y los editores no tendrán que contratar los servicios de un despachante de aduana cada vez que reciban por mensajería unos cuantos libros. La medida se puso en práctica a raíz de que el pasado 12 de marzo entrase en vigor una resolución por la que se prohibía la publicación y difusión de libros que posean en sus tintas un contenido de plomo superior al 0.06%. El pretexto justificado en la propia norma era proteger la salud de la población. Pero en realidad se pretende fomentar la impresión de libros en el país y reducir la salida al exterior de dólares. Esta última disposición venía a sumarse a otras que durante el último año han dificultado la llegada de libros impresos en el extranjero. Varios editores habían advertido a los responsables de la Secretaría de Comercio de que se iba a generar un gran rechazo en la sociedad cuando los ciudadanos tuvieran que retirar los libros en el aeropuerto de Ezeiza, a 35 kilómetros de Buenos Aires. Sin embargo, la norma salió adelante. La semana pasada fue adelantada por La Nación y poco a poco se fueron generando cientos de protestas en las redes sociales. Un grupo de intelectuales agrupados bajo la marca Plataforma 2012 emitió un comunicado contra la medida: “Causa estupor que el mismo Gobierno que acepta la utilización de sustancias químicas contaminantes en la megaminería a cielo abierto, que traba investigaciones respecto de los perniciosos efectos que causa el glifosato en la salud humana usado en las 18 millones de hectáreas sembradas de soja, que no hizo jamás algún intento de paliar el escándalo ecológico del Riachuelo, alegue ahora razones de índole sanitaria para tomar una medida tan engañosa como falsa”. El escritor argentino Hernán Casciari escribió un artículo que tuvo gran resonancia en la opinión pública y creó la etiqueta de Twitter #liberenloslibros. Ahí se podían leer tuits como: “La idiotez es una enfermedad extraordinaria. No es el idiota el que sufre por ella sino los demás (Voltaire)”. “En el tema editorial, este Gobierno está dejando una pésima impresión”. “Este año, por el peligro de la contaminación, en lugar de la Feria del Libro se hará la Feria de la Minería a Cielo Abierto”. “Se supo: lo que hizo chocar al tren del Sarmiento fue el exceso de plomo en las tintas de un libro importado”. “Me hace gracia que tenga algún tipo de popularidad el hash #liberenloslibros acá en Twitter. Es como fumarse un porro en comisaría”. El viernes pasado, algunos responsables de Comercio informaron a los profesionales del sector editorial de que todo se debía a una interpretación de la ley demasiado estricta del servicio de aduanas. Pero tuvieron que transcurrir varios días y varias portadas de los principales periódicos del país hasta que ayer, la secretaría de Comercio comunicase a la Cámara del Libro y la de Publicaciones que ya no será preciso “intervenir” los libros y revistas importados dirigidos a los usuarios y que el problema se solucionará en los próximos días. El diario La Nación reproduce hoy la carta que el secretario de Comercio, Guillermo Moreno, envió ayer a Gladys Morando, la responsable de la Dirección de Técnica de Importación de la Aduana: "No resulta necesaria la intervención previa de la Dirección de Lealtad Comercial ni la presentación de certificación ni de declaración jurada ni documentación alguna por parte del importador para su liberación a plaza, siempre que la mercadería ingrese para uso o consumo del destinatario y su finalidad no sea la comercialización". No obstante, las trabas a la importación de libros no han terminado. La resolución que impide la publicación de libros con un contenido de plomo superior al 0,06% sigue vigente. Y en los próximos meses se podrá utilizar para retener en las aduanas grandes partidas de libros destinados al comercio. Algunos libreros se quejan de que, aunque no existe ninguna prohibición de importar nada, las restricciones impuestas desde el año pasado por la secretaría de Comercio han reducido de forma considerable el volumen de libros importados. La directora de la Feria del Libro de Buenos Aires, Gabriela Adamo, advertía ayer en este periódico sobre el daño que las “improvisaciones” del Gobierno están infligiendo en la industria editorial argentina: “Han sido varias las medidas que se han anunciado y luego se da marcha atrás. Con cada una de ellas las cámaras del libro van y tratan de resolverla. Pero es un proceso de desgaste bastante complicado. Esto ya viene desde el año pasado”.

miércoles, 28 de marzo de 2012

Feliz cumpleaños a Vargas Llosa

Mario y Patricia en Misti (Perú) Foto tomada de La República (versión digital)

Hoy 28 de marzo, Mario Vargas Llosa, cumple 76 años. Feliz cumpleaños, Marito. Dice la nota de La República:

De cumpleaños. Mario Vargas Llosa cumple hoy 76 años de edad. El Premio Nobel de Literatura celebrará su onomástico en Arequipa, la ciudad donde nació, donde se han preparado actividades culturales y homenajes. Juan Carlos Soto. El peregrinaje de Vargas Llosa ha sido intenso. De Arequipa a Estocolmo-Suecia con escalas claves en el itinerario de su carrera literaria: Cochabamba, donde aprendió a leer. Piura, la de los médanos de arena, algarrobos y la Casa Verde, el combustible para las primeras novelas. La gris Lima, la de Zavalita que recorre la calle Tacna desmoralizado interrogándose: ¿en qué momento se jodió el Perú? París, ciudad luz en donde coció como escritor con los fuegos de Flaubert, Camus, Sartre, entre otros. También Londres y una residencia fundamental en Barcelona, la ciudad catalana donde lo condujo la superagente literaria del boom Carmen Balcells. El escritor ha vivido en más de 70 casas –revela su hijo Álvaro– contando la de la avenida Parra. En el segundo piso de ese chalé de arquitectura republicana se oyeron sus primeros gritos en la madrugada del 28 de marzo de 1936. De ese primer año de residencia mistiana, él no recuerda nada. Con la familia materna en brazos partió a Cochabamba sin recuerdos. Aunque los Llosa se encargaron de llevarse a Arequipa en el corazón. A los cuatro años de edad recién conoció el Misti, las casas de sillar, el queso helado, las pastas de la Ibérica. Todas esas cosas de las que hablaban en los almuerzos familiares. En 1940 llegó con su madre al Congreso Eucarístico, una actividad religiosa organizada en el centenario de fundación española de la Ciudad Blanca. Se alojaron en casa del tío Eduardo; ahí probó por primera vez el chupe de camarones, hoy uno de sus platillos predilectos. De regreso de Cochabamba y rumbo a Piura, en las playas arequipeñas conoció el mar. El automóvil fue obligado a detenerse en Camaná para que el niño se zambulla en las aguas frías del Pacífico. La experiencia no fue muy grata; lo picó un cangrejo en el pie. Desde entonces, ha sido un ida y vuelta. Mario siempre estuvo conectado con sus raíces. Cada visita es una celebración, un reencuentro espiritual con sus abuelos Pedro y Carmen, los tíos que lo protegieron ante el abandono paterno y empezaron a alentar su vocación por los libros. También con amigos y arequipeños vinculados con él por alguna razón. Eduardo Ugarte, Walter Garaycochea y Óscar Urviola refrescan algunas jugosas anécdotas de esas visitas de Vargas Llosa a esta ciudad. (...)

martes, 27 de marzo de 2012

Cuentos de la Mina de Víctor Montoya

La obra "Cuentos de la Mina" del escritor boliviano radicado en Suecia Víctor Montoya, será traducida a cinco idiomas, dice la nota:
Editada varias veces en español en Bolivia, Suecia, España y México, Cuentos de la mina, del escritor paceño Víctor Montoya, acaba de ser publicada en francés y ya se prepara, para los próximos meses, las versiones en alemán, sueco e inglés. Según el escritor radicado en Suecia desde hace más de 34 años, la edición francesa del libro, “que reúne 25 cuentos narrados en clave de realismo mágico”, fue editada con el título de Contes de la mine - conversations avec le Tio por la editorial parisina L’ Harmattan. Traducida por la investigadora francesa Émilie Beaudet, la obra cuenta además con algunos relatos del próximo libro de Montoya: Conversaciones con el Tío, y con trabajos de los fotógrafos Jean-Claude Wicky y Stanislas de Lafon “que ilustran la cotidianidad minera boliviana”. Al rescate del Tío En diálogo con Página Siete, además de confirmar que ya tiene acuerdos cerrados para futuras traducciones a otras tres lenguas, el autor reconoció que el principal protagonista de su narrativa es el Tío de la mina, un personaje de la tradición popular andina que “espero rescatar para la memoria colectiva, así como Saenz hiciera con el aparapita”, comentó. “Quiero que un día el Tío se constituya en un personaje reconocido de nuestra vitrina literaria internacional, porque es un ser único, complejo, esotérico y por eso muy representativo de todo nuestro sincretismo religioso y cultural”, sostiene Montoya. “El Tío tiene un valor universal que tiene que ver con los testimonios religiosos y con el mundo subconsciente del ser humano, con su lado bueno y su lado malo, por lo que considero que posee todos los elementos que un autor necesita para estructurar un buen personaje”, afirma el escritor nacido 1959. Es precisamente este “carácter universal” del Tío, junto a las historias fantásticas de la tradición oral en las que se presenta, lo que, según agrega, permitió que Cuentos de la mina haya sido acogido positivamente en entornos culturales completamente distintos al boliviano, desde su primera impresión en 2000. “El realismo mágico no vive sólo en la obra de Gabriel García Márquez, Juan Rulfo o Alejo Carpentier; está en cada rincón de nuestro continente y más en Bolivia, que de por sí es un país mágico y secreto. Vivimos en un mundo mágico... éste es el único país donde los diablos bailan para la Virgen, donde el cura bendice a los diablos en plena iglesia”, comenta. Pero más allá de este exitoso compendio de relatos que pronto podrá leerse en cinco lenguas, el autor admite que, en general, la tradición oral de los pueblos mineros es su mayor fuente temática. “No hago folklore o etnografía con estos cuentos, no hago lo que don Antonio Paredes Candia quería rescatar a través de su escritura; lo mío es literatura pura a partir de mis recuerdos y nostalgias, de mi visión del país desde fuera de él... al contario de muchos autores que escriben aquí pero mirando al exterior” afirma. Asimismo, el autor sostiene que su trabajo se diferencia de la literatura minera de autores como Augusto Céspedes, Jaime Mendoza o Rene Poppe, en tanto “no se aproxima a la realidad del minero o a sus luchas sociales, sino que pretende rescatar su imaginario, su forma de relacionarse con el mundo que le rodea”. “He tratado de trabajar conscientemente ese lado mágico de la realidad minera, no la parte trágica, no la parte social, porque trato de retratar las mil caras que tiene el país, no sólo una”, comenta.
Blog del autor
Biografía

lunes, 26 de marzo de 2012

Sonetos de Shakespeare traducidos al español......ríoplatense

No me imagino a Hamlet diciendo "...ché pibe...ser o no ser....que decís?", el artículo dice que es un experimento como lo menciona el traductor, Shakespeare en versión coloquial, dice la nota de Revista Ñ:
Los sonetos de Shakespeare han sido campo de prueba para muchos traductores, que han intentado las más variadas versiones. En Argentina se han aventurado Mariano de Vedia y Mitre, Manuel Mujica Lainez, Mario Jofré Gutiérrez, Pablo Ingberg y Andrés Ehrenhaus, entre otros. En esta ocasión, Miguel Angel Montezanti se ha impuesto una dificultad formal adicional a la de la métrica y la rima: estas versiones están traducidas en rioplatense, es decir, como fundamenta con solidez teórica el propio traductor en un exhaustivo prólogo, el castellano coloquial e informal del Río de la Plata. Montezanti ya había ofrecido una traducción en verso de los sonetos; Sólo vos sos vos es su segundo experimento, como él mismo lo llama. La tarea del traductor podría pensarse como la de reproducir en la lengua de llegada un cierto eco, una resonancia que el texto tiene en su idioma original. La traducción de poesía, tan fuertemente ligada a la palabra y su sonoridad, supone entonces una dificultad adicional. La traducción de un poema es un plan insatisfecho de antemano, en la medida en que sólo podrá llevarse a cabo salvando el fracaso que supone trasladar un texto poético a otra lengua. Wittgenstein afirmaba que “traducir de una lengua a otra es una tarea matemática, y la traducción de un poema lírico, por ejemplo, a una lengua extranjera es bastante similar a un problema matemático. (…) Y el problema puede ser resuelto; pero no hay ningún método sistemático para hacerlo.” Cinco siglos no son nada La primera edición en inglés de los sonetos vio la luz en 1609. Si estos poemas se pueden leer todavía en este siglo es porque hay algo moderno en ellos que sigue interpelándonos. Los temas son universales: en un lugar central el amor, que mueve el sol y las demás estrellas, pero también los sinsabores que acarrea, la vejez, la muerte y el mandato, según el yo que aparece en la primera serie dedicada al Amigo, de dejar descendencia. Como primera hipótesis, habría que pensar que la decisión de traducir estos poemas a la variedad coloquial rioplatense se apoya de antemano en las posibilidades expresivas que brinda el tono de los originales. Si bien las traducciones canónicas siempre prefirieron la lengua culta y elevada, la elección de Montezanti revela que hay en los sonetos una soltura, un desparpajo que, junto con el carácter sintético y filosófico de esta forma, juega muy bien con el hablar rioplatense: “Claro que no: es marca bien clavada/ ni un pelo se le mueve en la tormenta/ es una estrella de la senda errada/ el valor de su ayuda no se cuenta.” El acierto de Montezanti, que revela experiencia y oficio en el trabajo de traducción, reside en que estos textos nunca adquieren un matiz ridículo o banal, a pesar de su coloquialidad, sino que saca a la luz nuevas maneras de comprenderlos: “No podrás, Tiempo, decir que soy veleta/ tus pirámides, vueltas a la vida/ no me sorprenden, son tu vieja treta/ cosas viejas a nuevo travestidas.” “El concepto de texto definitivo no corresponde sino a la religión o al cansancio” escribió Jorge Luis Borges en su ensayo “Las versiones homéricas”. Las obras de William Shakespeare han sido a menudo tratadas como palabra divina. Esta traducción, que es también un juego, despoja al texto de su sacralidad, se toma las libertades que necesita y nos brinda un texto que sorprende con su innovación, amable y complejo al mismo tiempo. Seguir traduciendo un texto es la mejor prueba de que éste todavía tiene un lugar en nuestro imaginario, y de que sus lecturas también tienen que modernizarse.

Leopoldo Brizuela Premio Alfaguara de Novela 2012


El escritor argentino Leopoldo Brizuela se hizo con el XV Premio Alfaguara de Novela 2012, dice el boletín de Alfaguara:
El escritor argentino Leopoldo Brizuela ha sido galardonado con el Premio Alfaguara de Novela 2012, dotado con 175.000 dólares (unos 133.306 €) y una escultura de Martín Chirino, por la obra Una misma noche, presentada bajo el título La repetición y con el seudónimo Pickwick. El jurado, presidido por Rosa Montero y compuesto por Montxo Armendáriz, Lluís Morral, Jürgen Dormagen, Antonio Orejudo y Pilar Reyes (con voz y sin voto), ha declarado ganadora la novela por mayoría. En esta convocatoria del Premio Alfaguara se han recibido 785 manuscritos originales, convirtiéndose en la convocatoria con más participación en la historia del Premio. En total 785 manuscritos optan al galardón, de los cuáles 307 se han enviado desde España, 143 se han recibido en Argentina, 108 en México, 47 en Colombia, 31 en Estados Unidos, 25 en Chile y 25 también en Ecuador, 23 en Perú y 16 en Costa Rica, Panamá y Nicaragua. También en Uruguay se han recibido 14 originales, 12 en Guatemala y Honduras, 9 en El Salvador, 8 en Venezuela y 8 también en Bolivia, 5 en la República Dominicana y 4 en Paraguay.
Una misma noche cuenta la historia de Leonardo Diego Bazán, escritor en la cuarentena, que regresa a la casa de sus padres para cuidar de su madre viuda. Un día es testigo del asalto de la casa de sus vecinos por parte de las fuerzas del orden, y el incidente abre el dique de sus recuerdos: en el año 1976, esa misma casa sufrió otro ataque. Entonces vivían allí los Kuperman, Leonardo contaba 13 años y Argentina estaba sumida en el terror de la Junta Militar. El suceso originó una huella imborrable en la memoria del adolescente, sobre todo al descubrir el papel que jugó su padre en todo aquello. Leonardo empieza a escribir una novela con la intención de rescatar y exorcizar un pasado que había querido olvidar. Sus pesquisas se centran en la figura de Diana Kuperman, quien, durante esa época de terrorismo de estado, sufrió tortura psicológica. Así pues, el relato, mediante un diálogo constante entre los años 2010 y 1976, sirve de indagación y purga de una de las etapas más tenebrosas de la política argentina, reflejando, sin un ánimo maniqueo, tanto a las víctimas como a los verdugos.
Más información en:

¿Quién es Leopoldo Brizuela?
Alfaguara

Murió Antonio Tabucchi

El escritor italiano Antonio Tabucchi (Sostiene Pereira) murió ayer, dice la nota de Página Siete:
El escritor italiano Antonio Tabucchi, considerado un referente literario en Europa, murió ayer a los 68 años de edad en Lisboa, informó la editorial Feltrinelli en un comunicado. El escritor se encontraba en el hospital de la Cruz Roja de Lisboa a causa de las secuelas de una larga enfermedad. Los funerales se celebrarán el próximo jueves en la capital portuguesa, según explicó su viuda, María José Lancastre. Tabucchi tenía la nacionalidad portuguesa desde 2004; sin embargo, nació en Pisa, norte de Italia, en 1943. El escritor fue profesor de literatura portuguesa, disciplina que impartió en prestigiosas universidades de Estados Unidos y Francia y se lo consideró entre los máximos expertos mundiales en la figura del poeta portugués Fernando Pessoa. Fue colaborador del diario italiano Il Corriere della Sera, el francés Le Monde y el periódico español El País. Inició su carrera como escritor en 1975 con la novela Piazza Italia a la que siguieron varias antologías de cuentos, pero se consagró definitivamente gracias a las novelas Réquiem. Una alucinación (1991) y sobre todo, Sostiene Pereira (1996), ambientada en la dictadura de Salazar en Portugal y que fue llevada al cine por Roberto Faenza en 1996 con Marcello Mastroianni. El compromiso civil y el aura de misterio que predominan en su estilo literario se encuentran en sus últimas obras importantes La cabeza perdida de Damasceno Monteiro (1996), Tristán Muere (2004) y Se está haciendo cada vez más tarde (2001). Su última novela fue Racconti con Figure publicada en 2011.
Más información en:

Biografía
Bibliografía seleccionada por Abc.es
La noticia en BBC